Noticias

  • ¡Hacemos stop motion!

    10 enero, 2019

    La animación es un proceso cinematográfico que se utiliza para generar la ilusión del movimiento en fotografías, dibujos, muñecos o cualquier tipo de objeto. Existen varios tipos de animación, que se clasifican en función de cómo se realiza (animación tradicional, digital, rotoscopio, etc.) o según el material que se anima (plastilina, dibujos, fotografías, etc.).

    Un tipo de animación muy frecuente es el stop motion: una técnica que tiene su origen en el cine de Georges Méliès, que fue quien abrió la puerta a la animación en stop motion por azar. Méliès estaba rodando en la plaza de la Ópera de París cuando se dio cuenta de que se le había atascado la cámara. No tardó más de un minuto en desbloquearla y retomar la filmación pero, al proyectar el material filmado, descubrió que había elementos del plano que se habían sustituido como por arte de “magia” debido al parón de la cámara en un momento determinado de la filmación y a haberla retomado en otro. Méliès observó que los hombres que estaban pasando frente a la cámara se habían convertido en mujeres y que, de repente, un ómnibus se había transformado en un coche fúnebre.

    Este efecto se tradujo en seguida en el famoso truco de sustitución de Méliès y, si bien se basa en el mismo principio, la técnica del stop motion difiere en la manera de realizarlo y en el resultado final.

    El truco de sustitución (uno de los que pedimos para los cortos del Participa Méliès) lo creamos pausando la grabación de la película y continuándola después de modificar de forma notoria un elemento del plano con el objetivo de generar una sorpresa. Por ejemplo, si observamos el cortometraje de Méliès La Sirène, veremos que el señor se transforma en mago o que la sirena surge aparentemente de la nada.

    La Sirène, Georges Méliès (1904)

    En cambio, el stop motion lo llevamos a cabo mediante la captura de imágenes fotográficas estáticas de forma sucesiva para crear una acción continuada. Para hacerlo es preciso que modifiquemos ligeramente los elementos de la imagen en cada fotografía. Finalmente, cuando observamos la reproducción con velocidad de ese conjunto de imágenes apreciaremos la ilusión del movimiento como si fuese real. Para entenderlo fácilmente podemos observar este cortometraje de Segundo de Chomón, que utiliza hábilmente esta técnica para dar vida a objetos que sirven a la clientela en un particular hotel:

    El hotel eléctrico, Segundo de Chomón, 1908

    El stop motion es una técnica muy creativa que podemos utilizar fácilmente y además nos permite hacer trucajes para generar la sensación que alguien se desplaza por encima del suelo sin caminar, que un objeto cobra vida o que un grupo de objetos se rebelan.

    ¡Por este motivo os proponemos que escojáis objetos cotidianos que tengáis a mano y creéis una historia de la que sean protagonistas!

    Para empezar podéis utilizar juguetes: una pelota, un peluche, alguna muñeca, muñeco o figura que os guste; piezas de comida como frutas, chuches o galletas; ropa o cualquier herramienta que tengáis cerca, como cubiertos, bolígrafos, gomas, esponjas…

    Para realizar el stop motion solo necesitáis una cámara o cualquier dispositivo que haga fotografías y un trípode o un lugar donde apoyar y fijar la cámara de forma realmente estable. Una vez elegidos los elementos que queremos animar y planificadas la escena y las acciones de esos elementos, la técnica a seguir es muy sencilla:

    • Situamos el elemento o los elementos que queremos animar en el set de rodaje.
    • Plantamos la cámara o el dispositivo definiendo el encuadre que queremos del plano.
    • Tomamos una primera fotografía que marcará la posición inicial de los elementos y modificamos ligeramente la posición de los elementos dentro del set.
    • Realizamos otra fotografía sin mover ni un milímetro la cámara con los elementos cambiados de lugar o de posición siguiendo la acción que queremos que interpreten.
    • Volvemos a mover los elementos y volvemos a fotografiarlos. Y así sucesivamente hasta que hayamos retratado todas las acciones que queremos que hagan nuestros personajes cotidianos.
    • Una vez tomadas todas las fotografías, las volcaremos en el ordenador y montaremos las imágenes una tras otra de forma consecutiva con un programa de edición de vídeo, de modo que se reproduzcan los movimientos de los elementos tal y como habíamos planteado.

     

    ¿Qué es importante tener en cuenta?

    • Para que el montaje final quede bien es importante que tengamos en cuenta la velocidad a la que pasamos las imágenes. Es recomendable un mínimo de 24 imágenes por segundo, que es el número de fotogramas que se utilizan normalmente en el cine, pero podemos emplear 12, 18, 25, 30 o las que queramos. Esto querrá decir que necesitaremos tomar muchas fotografías para conseguir el efecto deseado. ¡Pensad que lo que en un principio nos parecen muchísimas imágenes, en realidad nos parecerán muy pocas al reproducirlas rápidamente!
    • Otro factor que debemos tener en cuenta es fijar la cámara y no moverla ni un ápice de su posición inicial, ya que de lo contrario podría verse afectado el resultado final. Si es la primera vez que realizamos un stop motion, seguramente con un solo plano general tendremos suficiente para experimentar con la técnica. No obstante, cuando realizamos un vídeo con stop motion también tenemos la posibilidad de planificar e incluir cambios de planos dentro de una misma escena para acercarnos y alejarnos de los elementos, o para variar el punto de vista del público y enriquecer el montaje final de la pieza.
    • Al realizar un stop motion con iluminación natural, es decir, luz procedente del sol, a menudo no tenemos en cuenta que, aunque sea muy ligeramente, la luz puede ir variando des de que tomamos la primera fotografía hasta la última. ¡Y no nos damos cuenta de ello hasta que montamos la pieza final! Este es uno de los errores de raccord más comunes que advertimos en los vídeos de stop motion y está bien tenerlo presente para evitarlo.

     

    Os dejamos unos cuantos vídeos con ejemplos variados de esta técnica para que saquéis un montón de ideas posibles:

     

    El cocinero encantado, Georges Méliès (1904)

     

    Animación en stop motion de frutas y verduras, Clemotion (2016)

     

    Coinstar, PES (2009)

     

    Game Over, PES, 2008

     

    Western Spaghetti, PES (2008)

     

    Fuente imagen superiorDanny Chan (Vancouver Film School – Digital Design), bajo licencia Creative Commons (CC BY 2.0).

Volver arriba
Cerrar
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información estadística sobre tus hábitos de navegación y poder así mejorar y personalizar tu experiencia ofreciéndote contenidos de tu interés. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en Política de Cookies.